21

Feb

2014

Gotor se lia con la excelencia

En aquellos tiempos de las vacas gordas (aunque prestadas) al Gobierno de turno se le ocurrio el Programa de Campus de Excelencia. La idea, el fundamento, era acabar con la leyenda negra de las Universidades españolas fuera de los rankings internacionales. Un programa-concurso entre Universidades que iba a ser para unas pocas, y luego se acabo repartiendo entre todas las CCAA. Ya se sabe el principio de Bamby: todas quedaran por encima de la media!. Elegir a unas pocas Universidades, especializarlas en tematicas concretas, traer profesores de fuera, llevar fuera a nuestros profesores, y subir en los rankings universitarios. El papel lo aguanta todo¡. Luego llega el cafe para todos: muchas Universidades, a menos dinero por Universidad, especializaciones artificiales, programas que no se ponen en marcha… Mucho Marketing sin chicha. Si es que finalmente casi se usaba ese dinero para pagar gastos comunes de la Universidad. En definitiva, una bambilada usada al antojo de los rectores con resultados reales (en relacion a su objetivo) inexistentes. A este Programa de Excelencia (ya sin euro del Gobierno) dedico Gotor toda su energia, era su gran apuesta, es mas su apuesta unica. Era simple: mas dinero, mas a repartir, todos tranquilos. Lo sigue siendo, sigue vendiendo la Excelencia como su gran logro, su gran hazaña como Rector. Todo por la Excelencia¡, Pero sin Excelencia¡: ¿Cuantos puestos ha subido la Universidad en los rankings internacionales?, ¿cual es el prestigio y la imagen de nuestra Universidad ante los potenciales estudiantes, regionales, nacionales, internacionales? ¿Es una Universidad atractiva para atraer investigadores de prestigio y elite? ¿Tienen los estudiantes de esta Universidad un valor añadido de excelencia en el mercado empresarial?… Serian tantas y tantas respuestas reales vacias frente a tantos ratios absurdos y tantos cumplimientos de papel!. Pero en toda esta carrera por la “excelencia” Gotor se ha olvidado de lo principal: de los Estudiantes?. Si, asi es, de nuestros estudiantes. ¿Acaso no son los estudiantes la materia prima de una Universidad, que esta debe convertir en profesionales de maxima calidad y optima empleabilidad?. ¿Acaso no son los estudiantes el fin ultimo de la Universidad, de su prestigio, de su excelencia?. La Universidad es inequivocamente, Sr. Gotor, Docencia e Investigacion, Investigacion y Docencia, que tanto monta tanto. Los estudiantes no son, bajo ningun concepto, incomodos huespedes, molestos integrantes, obligados acompañantes de la Universidad. Los estudiantes son nuestro unico objetivo, como nos gusta decir a los de empresa son nuestra MISION. Es facil saberlo, por historia universitaria, por filosofia, por principios… incluso por economia, Sr. Gotor. Son los Estudiantes quienes de una forma directa, con sus matriculas, o indirecta, con los fondos publicos, sustentan esta Universidad. Son nuestros clientes, Sr. Gotor. Creamos infraestructuras para atenderlos mejor, se adquieren equipos para darles mejores servicios, se contrata personal para apoyarles, se hace investigacion para ofrecerles lo ultimo y lo mejor… Por eso, tan facil como eso, la Excelencia de nuestra Universidad ni es usted, ni es el Campus de Excelencia, ni es la Vicerrectora de Excelencia, ni son los Decanos, ni los Departamentos, ni los Catedraticos, ni los Doctorandos… Todo eso estara bien, si y solo si, ofrecemos un Servicio de Excelencia a los ESTUDIANTES. No se lie ni nos pretenda liar Sr. Gotor, se es o no se es excelente, y con usted no lo somos.

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.