17

Mar

2014

Uniovi: ¿o rompe o cambia?

Tras el “café para todos”, sin orden ni control, pasamos a la “achicoria para casi todos”. Ya escribí sobre ello, sobre el sucedáneo de Universidad que llevamos años sufriendo. Pero los acontecimientos se aceleran, y lo hacen en tamaño exponencial, pero siempre en la misma dirección.se sabe, la gota malaya puede acabar agujereando el mas grueso de los aceros.
Se cierran bibliotecas, los profesores se compran sus folios y bolígrafos, los ordenadores tardan en arrancar, los teclados fallan, los programas informáticos son anticuallas o se pierden por falta de licencia, los alumnos se amontonan en grupos cada vez mayores, se expropia a los profesores quitándoles parte de su dinero por clases o conferencias fuera del plan docente, faltan pilas para los ratones, no hay prensa ni sellos de correo, hay dificultades para conseguir copias de llaves, las vallas de los parkings se eternizan sin arreglar… Ya no es una cuestión de cantidad ni de calidad, son problemas de subsistencia que atentan contra el día a día de la Universidad.
Diluvia sobre inundado. 400 alumnos menos con becas, disminución en la cuantía y retrasos en los cobros de las becas, mas de 40 jóvenes investigadores con becas pre y postdoctorales despedidos, los fondos de las facultades para docencia y los de los departamentos para investigación caen un 66% en apenas tres años, las partidas de investigación caen tan radicalmente que los profesores y doctorandos deben pagarse los congresos, la traducción de sus trabajos, los sueldos han caído entre un 20 y un 30% gracias a Zapatero, a Rajoy, a Javier Fernández y al propio Gotor, aun así suben las matriculas de los alumnos…
La Universidad de Oviedo está al límite, tanto que a muy pocos les apetece ni siquiera hablar. Veo como cada uno se encierra en si mismo, en salvar su propia ropa, nadie arregla nada así que cada uno se centra en lo suyo, ¡no vaya a ser peor!
Ya ha empezado a romper, los estudiantes de Viesques son los primeros resistentes. Pronto aparecerán otros casos, quizas los decanos y directores de departamentos con una necesaria dimision masiva. De aquí a deshacerse en mil pedazos no queda nada. La caida en los rankings de investigacion es catastrofica. No hay recambios de investigadores jovenes como nuevos profesores. La docencia se degrada por falta de equipamiento a pasos agigantados. Cualquier dia habra que cerrar algun edificio por problemas de seguridad.
La situacion esta mas alla del limite. Hay una urgente necesidad de presupuesto para atajar un montón de problemas y cuestiones. Es verdad. Pero tambien es consecuencia de la falta de valentía y capacidad para redimensionar y reorganizar esta Universidad. A la crisis se ha unido la incapacidad y la inacción, complicando enormemente la situacion. El enfermo de urgencias se nos muere porque el medico ni decide ni hace. Una dejadez a todos los niveles, evidentemente internos, tanto del Rectorado como de los gremios universitarios, pero también externos, tanto de los Gobiernos como de la sociedad.
En consecuencia, urge atender al enfermo, en otro caso se morirá, pero también urge cambiar el sistema de urgencias, de lo contrario de nada habrá servido el esfuerzo. Evitemos que rompa y empecemos a cambiarlo. No hay alternativa, si o si!.

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.