UNILUSIÓN

Ilusión por la Universidad

29

May

2014

Exámenes imposibles, revisiones inútiles.

En esta Universidad low-cost que nos está tocando vivir, donde prima mas la cantidad que la calidad, el aprobar que el aprender, de repente nos entra un “calentón” y nos hacemos los imposibles. Se quiere resolver en un día lo que hemos ido estropeando a lo largo de todo el curso. Como se dice ahora: “¡puro postureo!”

Todos los cursos, y siempre por estas fechas, escucho la misma cantinela: “¡vaya promoción mas mala la de este año! ¡la peor promoción que he conocido!, ¡esta promoción ha sido nefasta!…” y así, año tras año, batiendo continuamente el record sin hacer nada por remediarlo. ¡Alucinante! ¡Desde que los profesores hemos estudiado siempre se ha ido a peor! Antes éramos otra cosa, ¡ahora nada vale! Ridículo, ¡por Dios! Y digo ésto porque estamos en momento de exámenes, de notas y de revisiones. Tal que en todas las asignaturas se juega a ver quién es el más perverso y retorcido a la hora de poner su examen. Una especie de concurso de locos que consiste en maximizar la diferencia entre lo que se pregunta en el examen y lo que se ha explicado en las clases, sujeto a una única restricción: que algún alumno apruebe, en aras a demostrar que era posible y viable el examen en cuestión. ¡Creédme que no lo entiendo! ¿Os imagináis que en el carnet de conducir pregunten por señales que no se han visto? Inmediata devolución del dinero por la academia, lo mínimo a exigir. Tenía, bueno, aún tengo, pero ya somos más mayores, un buen amigo que cuando estudiaba Ingeniería siempre me hablaba del concepto de “idea feliz”. ¿Qué es? Pues la capacidad, si se quiere cualidad, de entender lo que se pregunta en un examen. Uno puede estudiar, mucho o muchísimo, pero si te falla la “idea feliz” pues como si nada.  ¡Suspenso! Luego, está ya es mía, tenemos la “teoría de lo importante”. Esto es, lo más importante, y por lo tanto lo que se debe preguntar en el examen, esta justamente en esos últimos temas que se explican poco y mal, porque la graciosa organización de la asignatura hecha por el profesor ha hecho que se pierda el tiempo en los primeros temas, justo los que no son importantes, con lo que no le queda tiempo para explicar los últimos, véase, los importantes. A este “cocktail” explosivo hay que añadir una pizca de “autor”, consistente en adivinar qué profesor pondrá el examen. Cosa que suele ocurrir en las asignaturas troncales que tienen varios grupos. Ya se sabe: “cada maestrillo tiene su librillo”. Y entonces cabe esperar la coincidencia entre lo que se pregunta y la importancia dada por tu profesor a la cuestión. Si coincide, perfecto, si no, uf. ¡A peor! No seré yo, ni mucho menos, quien defienda lo fácil. Quien haya leído mis blogs sabrá mi defensa a ultranza de la calidad, de la selección continua de alumnos, siempre con el objetivo de formar profesionales, pocos, ¡pero los mejores!

Es necesario trabajar más con el estudiante en materia añadida. Extraída de libros, de artículos de revistas… porque hay que mejorar la calidad del aprendizaje. Pero el alumno debe tener la obligación y el derecho de haber trabajado, y conocido, todo el material susceptible de ser exigido en el examen. Ni más ni menos, ¡ni menos ni más! Bueno, el alumno no está indefenso ante la maleficencia de los exámenes universitarios. Siempre le queda el recurso de la revisión del examen. Dice la normativa universitaria que el alumno tiene derecho a que el profesor le explique las normas de corrección, le entregue una copia de su examen, y también a pedir que sea corregido por otro profesor. ¡Hahahahaha! ¡Nada menos que conocer los criterios de corrección! Pero si la revisión es una larga cola destinada a discutir en el despacho con el profesor, ¡sí!, a discutir por un cuarto de punto, por medio punto… un mano a mano sin más normas que la educación y el respeto, una auténtica guerra en la que el profesor se esconde en una trinchera a defenderse a ultranza y un alumno que no entiende de dónde y porqué le han restado puntos. Un acto inútil, una lucha desigual, donde siempre gana el poder del profesor, que para eso tiene mas artillería que el alumno, desarmado porque, ciertamente, desconoce las normas de corrección, justo esas mismas que las normas defienden. Toca volver a estudiar para la siguiente convocatoria. Trabajarse la “idea feliz”, estudiar más los últimos temas, rogar porque sea su profesor quien ponga el examen y rezar para no tener que ir a la revisión. Es lo que toca, ¡porque es la peor promoción del mundo mundial!

PD: Agradecería infinitamente que deis vuestras opiniones y puntos de vista en la zona de “Comentarios” de mi web. Son anónimos y me ayudarán a saber más y mejor. ¡Muchas gracias!

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.

 


11 Comentarios

  • Turista

    Completamente de acuerdo con el post. Lo primero felicitar al autor, da gusto ver por fin a alguien que no tiene problema en hacer crítica.

    A todo lo dicho en el post, queda sumar la guinda… que es cuando se divide a los alumnos de la misma asignatura en distintos grupos y con distintos profesores (eso sí, mismo examen). En ese momento cualquier parecido del examen con la materia impartida puede llegar a ser producto de la imaginación como diría cierto mago…

    • 10 junio, 2014, 23:58:53
  • Victoria

    Mas razón que un santo.
    No entiendo la competitividad oculta entre profesores para ver quien suspende a mas alumnos o tiene la media mas baja de la asignatura…Para mi no seria motivo de orgullo.
    Tengo que añadir que yo este año he vivido una asignatura donde el profesor nos aviso que tendríamos que tener la mente abierta para el final, y así ha sido, nadie ha aprobado el examen, los 6/103 aprobados han sido por buenas notas en continua, y la máxima final un 6. Así vamos.

    • 6 junio, 2014, 23:56:25
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    Seguro que mi amigo te cede, gustoso, la expresión. Siento no poder ayudarte en lo de Academias para la Idea Feliz¡¡¡ pero muy bueno¡¡¡¡

    • 30 mayo, 2014, 10:14:56
  • Chikero

    Voy a robarle a tu amigo, si me lo permites, la expresión de idea feliz. Que guapo pasarte la semana antes del examen haciendo los tropecientos ejercicios de clase, para llegar al examen y tener que desenmascarar un ejercicio porque “sólo teníais que hallar la cuadratura del círculo primero, luego ya era como los ejercicios de clase”. Yo creo que lo más cercano a sacar el artista que llevan dentro que pueden hacer. Los imagino creando, dando pinceladas arriba y abajo, añadiendo derivadas, integrales, porque “esto ya lo disteis en bachiller”. Si conoces alguna academia o escuela de perversión donde se trabaje el tema de la idea feliz, infórmanos por favor. Un saludo

    • 30 mayo, 2014, 10:10:05
  • Alejandro

    No se puede luchar contra el sistema.

    • 30 mayo, 2014, 10:08:22
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    El respeto y la educacion siempre son necesarios. Mas si cabe de un profesor a sus alumnos. Personalmente creo que deberiais denunciar el caso de maltrato verbal recibido. Si lo haceis podeis contar con todo mi apoyo.

    • 30 mayo, 2014, 07:30:09
  • conchi

    Estoy totalmente de acuerdo con sus comentarios, con todos ellos.
    Es mi primer año en esta universidad y la decepción es muy grande. La sensación es que al profesor le molesta que yo este aquí y que disfruta humillandome y haciendome pensar que estoy en el sitio equivocado. Como soy novato hoy he ido a la revisión de un examen en el que me faltan 3 décimas para aprobar, cuál será mi sorpresa cuando la profesora nos recibe a mí y a un compañero diciéndonos, y cito palabras textuales,”hombre ya están aquí los espécimenes sin enseñar”. Mí sorpresa nome deja ni reaccionar aunque poco podía hacer. No contenta con esto me insinúa que con los fallos que tengo quizá no sea capaz de hacer la carrera, uno de mis peores fallos fue un error de calculo en una división, cuando por cierto ella se había equivocado al sumar los puntos…
    En cualquier caso no discuto el aprobado, no llego al 5y no apruebo vale,pero cuál es mi gran pecado para que se me falte al respeto de esta forma y se me haga sentir que no valgo para esto y que soy una “mierda”, con perdón. El día que explicaron como motivar al alumno esta señora no estaba en clase…Por qué molesto tanto a esta señora?O es que está muy frustrada por culpa mía? O es que le gusta muy poco lo que hace?

    • 29 mayo, 2014, 23:11:07
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    Tomo nota, porque es muy cierto. Parte de esa msldad oculta en las revisiones¡

    • 29 mayo, 2014, 20:13:50
  • Alejandro

    En este articulo me sorprende no ver unas luneas dedicadas al famoso 5.0, y esque si abres tu correo y ves un suspenso cercano al 5 y tu nota no es el 5.0 DATE POR MUERTO, en mi primer año en esta jungla de cemento fui a dos revisiones en un con un 4,7( iluso de mi). Me bastaron 2 para no volver a ninguna mas…

    • 29 mayo, 2014, 20:03:16
  • Pablo

    Resumen perfecto de lo que es ahora la universidad, cada profesor a su rollo.. El alumno perdido ( aún asistiendo todos los días a clase ) horas y horas y poca productividad del profesor, que puedes esperar del alumno? Desesperación, dejadez, falta de motivación, desgana, mal humor… Llegar a un cinco y que acabe este tormento ya… Cuando en realidad muchos queremos aprender, investigar, descubrir, pero eso nunca se refleja en el expediente .. Hay mucho que cambiar. Gracias ballina por darme un abismo de esperando, se que yo acabare sin verlo, pero ojalá los que vengan por detrás tengan más suerte de la que tuve yo en esta universidad.

    • 29 mayo, 2014, 17:46:12
  • estudioso

    Que un profesor te tiene que dar una copia de tu examen? Eso no lo veran mis ojos. Algunos no te dejan ni abrir la boca jajaja.

    • 29 mayo, 2014, 14:19:10

Deja un comentario