09

May

2014

No es Gotor, ¡es la Universidad!

De la lectura de mis blogs algunos han entendido (o han querido entender, ¡que de todo hay en la vida del señor!) que mis comentarios y críticas son directos y exclusivos hacia el actual Rector, Sr. Gotor.  Es más, algunos atrevidos se osan a adivinar apoyos a rectores de antes o para después, ¡por Dios! Así que me exijo escribir este nuevo blog para intentar explicarme.

Que la Universidad sea una caja negra, aislante y aislada de la sociedad, no es un problema de ahora mismo. Pero sí lo es la consecuencia de no ser valorada ni defendida como prioritaria por los ciudadanos asturianos. Que la Universidad está masificada, y que es un lugar para colocar a los jóvenes españoles ya viene de los años 90. Pero hoy pagamos la consecuencia de formar parados o, en el mejor de los casos, trabajadores sobreformados. Que se hayan creado centros y facultades, crecido en edificios administrativos, ya viene de años, pues están todos construidos.  Pero hoy toca pagar su mantenimiento y suministros. Que los profesores se hayan funcionarizado, y que exclusivamente les preocupe publicar para mejorar en categoría y en complementos salariales viene de principio de los años 2000. Pero hoy se les recortan sus sueldos directamente y con aumento de horas de docencia. Que no exista una adecuada interrelación con las empresas y sectores productivos asturianos es de siempre. Pero hoy lo pagamos con escasa colaboración financiera en investigación, por ejemplo. Que las pruebas de acceso a la Universidad no sean selectivas y la FP carezca de interés han sido constantes en muchos ministros de educación. Y hoy lo pagamos con centros masificados y aulas saturadas. Que la Universidad asturiana financie su investigación de forma casi exclusiva en los programas y convocatorias publicas, quizás exceptuando a la politécnica, lo han sabido y asumido muchos rectores. Y hoy seguimos erre que erre. El sistema de gobierno universitario, fundamentado en un sistema de lobbys de catedráticos, y escondido para una hipotética democracia, ha sido modificado varias veces y siempre a peor. Y así nos luce el pelo en ineficiente gobernanza y en luchas de poder internas. Y así, sucesivamente….

Lo malo que tienen las debilidades es que se agravan de forma exponencial en los malos tiempos. La crisis económica, especialmente en cuanto a las dificultades de los presupuestos públicos, ha sacado a flote, a la vista pública, todos y cada uno de nuestros problemas universitarios. Y justo ahora que mas ayuda necesitamos menos se nos quiere prestar, porque la sociedad ha visto de forma descarada todos nuestros trapos sucios.
¡Entre todos la mataron y ella sola se murió!, se diría en el teatro, pero sería perfectamente aplicable a un amplio conjunto de rectores que sucesivamente nos han “gobernado” en los últimos 25 años (que yo sea consciente). Aquí se incluye, es más que evidente, el ex-rector Vázquez y otros tantos que le han precedido. Seguro que todos han tenido aciertos, como Gotor, pero ninguno atacó las enfermedades reales de esta, nuestra Universidad. Repito, entre todos estos rectores la mataron y ella sola se murió. Quizás no por acción, sino más bien por omisión, por falta de coraje y de valentía para atacar los problemas graves y crecientes que han dado lugar al shock actual.

Que quede claro, muy claro, por favor, que ni apoyo ni busco apoyar a ningún candidato a rector, que ni busco ni quiero ningún “puestín” académico. Comento las cosas tal como las veo, a veces acertaré a veces erraré. Seguro que todos pensaron cuanto más orgullo genera el crecer, inaugurar, repartir plazas y diplomas que corregir, enmendar, reestructurar… Para bien o para mal he vivido y trabajado fuera de la Universidad muchos años, quizás, para lo bueno o para lo malo, esa vivencia externa me haga ver mas oscura aún la caja negra, claustrofóbica, endogámica, asfixiante de una Universidad que solo pretende conseguir dineros públicos para cambiar y que todo siga igual.
Pero hoy el Rector es Gotor, bueno lo lleva siendo desde hace seis años. Y por lo tanto a el nos toca exigir y criticar, con argumentos y con respeto. Esa dialéctica facilona de la culpa fue de Zapatero quizás valga en otros ámbitos y para ciertos tipos de personas. Para mi no, para mi toca exigir al que “está” no al que “estuvo”, al que estuvo hubo que exigirle y criticarle cuando estaba. Ahora,  desde hace varios años, el Sr.Gotor ocupa el rectorado de la Universidad, y a él debo exigirle actuar, ser valiente, enfrentarse a los lobbys internos y a los poderes externos y cambiar de rumbo esta Universidad. ¿Cómo?, con un planteamiento serio, con una reestructuración estratégica, y no jugando a recortar de aquí y de allá, a pedir dinero al gobierno regional en la prensa dia sí y dia también, y a pretender mantener el enfermo en coma presupuestario de forma eternizante, sino siendo valiente y operando de una puñetera vez. Es más, creo que nunca se ha tenido la oportunidad que ahora tiene él, porque es en las situaciones de grave crisis cuando más fácil se pide, se hace y se entiende una operación de reordenación efectiva, seria y real.

Termino, no es mi blog un elemento anti-Gotor, sino todo lo contrario, un blog a favor de la Universidad. Por eso se llama Unilusión: Ilusión por mi Universidad. No es por Gotor, ¡es por la Universidad!

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.