17

Nov

2014

Uniovi x Shangai

La Universidad de Oviedo entra, por primera vez, en el grupo de las 500 mejores universidades del mundo. El famoso Ranking de Shangai. Exactamente en el puesto número 495. ¡La cosa no es broma! Ello significaría, en equivalencia, estar entre el 7% de las mejores del mundo, o el 35% de las mejores de los denominados países ricos de la OCDE.  O la 9ª mejor Universidad de España (de las 82 públicas y privadas existentes), según las validaciones del Campus de Excelencia. Ya sabíamos que se estaban dando buenos pasos en la imagen de Uniovi. Así, el i-UGR del año 2013 indicaba que ocupábamos el 5º puesto a nivel español en las disciplinas de Empresa y Negocios y de Sociología, el puesto 6º en Telecomunicaciones, el puesto 7º en Automatismos y Robótica, en Ingeniería Eléctrica y Electrónica, en Estadística y en Odontología, y el puesto 8º en Bioquímica y Biología. Muy buenos resultados parciales en áreas de gran interés para Uniovi.

Pero lo importante, la señal de la verdad, es el Ranking Shangai, es un paso de gigante en términos de imagen de marca para Uniovi. Las Universidades de valor para el mercado internacional se miden, principalmente, por este ranking. En él están las 100 primeras, las 200 y las 500, y luego están las que no están. ¡Pues ahora Uniovi ya está! Bien se sabe que mi posición es crítica con un modelo universitario en el que los profesores han abandonado el interés por la docencia para centrarse casi exclusivamente en la investigación. Que propugno y deseo una Universidad que considere el papel central que tiene en la formación de profesionales de distintos campos técnicos y científicos. Que esta Universidad, desde hace años, ha convertido la docencia en una actividad colateral, casi accidental. Que necesitamos con urgencia reequilibrar la Universidad para que sea a la vez investigadora y, también, docente. Para que la labor investigadora sea fuente de nuevo conocimiento y de ventaja para nuestros alumnos. Para que la calidad no se evalúe solo por la investigación de sus profesores sino también por el aprendizaje profesional de sus alumnos. Para que se consideren nuevos ratios de eficiencia universitaria como la tasa de empleabilidad de sus graduados. Que, como ocurre con otros muchos indicadores (PISA del que tanto se habla educación escolar, por ejemplo) el Ranking Shangai tiene sus lagunas, sus zonas grises, hecho al modelo sajón, que no al europeo. Pero es el indicador universitario mundialmente aceptado, en consecuencia es un indicador de prestigio y de imagen de gran valor para la Universidad de Oviedo. De estar y pertencer a este club mundial deben estar orgullosos los asturianos y los universitarios.

Toca pues agradecer, ¡a Dios lo que es Dios!, el enorme esfuerzo de muchos profesores de Uniovi que han trabajado arduamente en proyectos de investigación mundialmente valorados en Congresos y en Revistas Científicas, incluso con más ganas que apoyo real. De los cientos de estudiantes de grado asturianos que han salido a cursar estudios como Erasmus en las mejores universidades públicas europeas, con más apoyo económico familiar y menos becas públicas que nunca. De los estudiantes de doctorado y de posgrado que hoy están becados por programas privados o extranjeros en Universidades europeas y norteamericanas, realizando, además, un esfuerzo personal y familiar mayor que nunca. Del ingente esfuerzo de profesores y de estudiantes en el conocimiento de idiomas, a su costa y con el justo apoyo, y que nos ha permitido ser una de las universidades como mayor número de grados bilingües de España y de Europa. Del éxito de las prácticas de nuestros estudiantes en todas y cada una de las empresas que los reciben, cada día más y cada día remunerando más, ¡por algo será! A la inquietud de muchos alumnos que se implican en la nada fácil tarea de cursar dobles grados, también un caso especial en las universidades españolas y europeas, a pesar de las crecientes tasas y de las bajas becas. Y, desde luego, toca decirlo, al equipo rectoral, con Gotor a la cabeza. Se empeñó y se empeñó, y con muchas críticas y críticos, entre ellos me reconozco yo mismo, lo consiguió: la Universidad de Oviedo, de las mejores de España y en el Ranking Mundial Shangai.  ¡¡Felicidades!! ¡¡Chapeau!! ¡¡Objetivo conseguido!! ¡al César lo que es del César!

Ha sido un esfuerzo bestial, contra viento y marea, de las PERSONAS, desde al rector al estudiante de primer curso,  de las FAMILIAS, de los profesores y de los alumnos y de las EMPRESAS asturianas que, por fin, se abren a los universitarios. Se ha conseguido un hito, y toca celebrarlo, sentirse orgulloso de trabajar y estudiar en la Universidad de Oviedo. Mañana nos ponemos con los muchos deberes que tenemos en la mejora de nuestra docencia, en la autocrítica y en la crítica, ¡¡pero eso mañana!! Hoy, ¡FELICIDADES A TODOS!

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.

 


2 Comentarios

  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    Desde luego que sí, un fyerte abrazo a todo el PAS, conmigo siempre han mostrado la máxima colaboración y comprensión, facilitando mucho mi trabajo

    • 18 noviembre, 2014, 11:51:19
  • Ana Suarez

    Me ha gustado Javier.Sólo una apreciación:En la Universidad de Oviedo aparte de profesores y alumnos también existe el.Personal de Adminstración que,con mayor o menor acierto,procura dar lo mejor y aportar su granito de arena en aras de una Universidad mejor.

    • 17 noviembre, 2014, 19:12:28

Deja un comentario