01

Dic

2014

“Unimocho”

Uno, que aunque no se quiera creer, ha sido joven y universitario, ha participado en las, entonces, famosas fiestas de San José de Peritos y de Ingenieros, sabe de lo intrínseco que es la diversión en esas edades. Uno, que por evolución natural, tiene hij@s en el justo momento de joven universitari@, ve de cerca los gustos y deseos de los jóvenes actuales, y entiende de la importancia de las fiestas universitarias para relacionarse y socializarse. Uno, que es fácilmente contrastable, ha escrito varios post de apoyo a las necesidades, demandas y quejas de los estudiantes universitarios (Véase: “¡Tenemos una juventud que no nos merecemos!”), más que justas y justificadas. Uno, que no hace falta más demostración, defiende la implicación y participación de los alumnos en la organización y desarrollo de eventos, debates y actividades complementarias y adicionales dentro de la Universidad? ¿para cuando el club de estudiantes de la Facultad de Economía y Empresa? Con un espacio propio y autogestionado por los estudiantes universitarios). Uno, que se puede preguntar a cualquiera, tiene las puertas abiertas, en cualquier hora y momento, para atender a sus estudiantes y a los alumnos de cualquier curso y grado en sus dudas o problemas diversos, que ha facilitado la ayuda del defensor del universitario, que mantiene el contacto con varios de sus ex-alumn@s. Bueno, pues esa suma de “unos” (sin h), dan un 5.0, y aun así, no puedo entender, y en consecuencia aceptar, el uso de las instalaciones de una facultad para desarrollar, o celebrar, que me da igual, ¡un botellón en toda regla!
Así fue el pasado viernes 21 de noviembre en la Facultad de Economía y Empresa, quiera llamarse como se pretenda (“bingomocho”, “lottomocho”, “tombolamocho”, o, simplemente, “tontomocho”), y quiera usarse con el interés más legítimo que se quiera (viajes de estudios, principalmente). Un viernes normal, de una semana corriente, clases programadas en las aulas, profesores en sus despachos, personal en la secretaría, en la fotocopiadora… pero a las 12 horas está anunciado el “Unimocho” en la cafetería. El ambiente ya se percibía desde mucho antes. De repente, unos alumnos corriendo con calderos de calimocho desde unas aulas hasta la cafetería. Huele, apesta, a vino por todas las partes. Los aseos tienen colas. Ya antes de la hora, la cafetería está literalmente noqueada. El personal, los profesores, los estudiantes que fueron a estudiar, acuden a tomar el cafe a las maquinas expendedoras (¡menudo negocio!, al mediodía ya había tres fuera de servicio). Llega la hora de comer, los mas inteligentes habían acudido con sus bocadillos y se encerraban en los despachos, los más tontos, como yo, buscamos caminos para bordear la facultad y poder llegar hasta la cafetería de Derecho, o la de Químicas, o algún bar de la zona. Un par de pinchos y una cocacola, punto. Aún falta lo peor: la tarde. Las cuatro aceras que dan a la Facultad se ven llenas de jóvenes cargados de grandes botellas de plástico llenas de calimocho. Tambien se ven llegar coches, bien llenitos de más botellas y con la música bien alta, que se oiga, ¡oigaaa! La diversión se complica. Más y más jóvenes, me consta que universitarios y no universitarios, atiborran la facultad. Llegan los primeros gilipollas, haberlos haylos, antes, ahora y siempre, corriendo, gritando y riéndose por las pasillos de las aulas y de los despachos. Hay que salir, como un maestro de niños o un viejo profesor del siglo diecinueve, a pedir, por favor, que respeten el trabajo, que regresen al lugar de diversión.

Va llegando mi hora más temida. A las 17 horas tendré que dar una Clase Virtual. Necesito la máxima intensidad de luz y el mayor de los silencios. Veo llenarse los bancos de los jardines de jovenes con enormes vasos, ¡si!, justo esos bancos que están debajo de mi ventana. Es una clase programada, estudiantes de Logroño, de Madrid, de México…. ¡Por Dios! Toca rezar, hacer lo que buenamente pueda de la mejor manera que pueda. Salgo de mi despacho, en mi Facultad, en mi Universidad, aunque ese día no me pareciera una universidad sino todo lo contrario. Por fin podré irme, ¿o no? En el parking una chica llora en el suelo, otra la está abrazando, un chico permanece de pie, les pregunto si necesitan ayuda, es lo correcto… ¿o no?
HAY UN MOMENTO PARA TODO Y UN TIEMPO PARA CADA COSA BAJO EL SOL, que se dice en la Biblia (Eclesiastés, 3.1)

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.

 


Un Comentario

  • @MagisterioUniOv Twitter

    Mucha razón Javier, los días del BingoMocho, LottoMocho, TODOMOCHO, la cafetería de la universidad desde el medio-día hasta bien entrada la tarde (noche en Invierno) parece sacada de American Pie.
    Voy a ser bueno y comentar desde dos posturas, defendiendo a los organizadores y ese día, pues se llegan a sacar bastantes fondos para los viajes y demás proyectos que se organizan, para a su vez, sacar más dinerito para poder irse de viaje.
    Como aspecto negativo, Y NO ES QUE SEA CRÍTICO, quiero decir que hay que ayudar un poco más a los organizadores, ya que se curra para que podamos beber en la uni o instalaciones públicas, ¿qué menos, que comprar un bollín preñau? o bueno, un trozucu tortiella, ¿algo caro? sí joer, pero DE NADA porque gracias a los organizadores puedas llevar 5L de Mocho, Agua de Valencia, Ron Almirante con Cola Super..
    Para finiquitar, cierto, que en estos días que se celebran cosas así, es cuando nos hacemos coleguis de los de clase con los que no solemos hablar mucho.. Y BENDITOS AQUELLOS QUE NOS JURAN BORRACHOS, UNA Y OTRA VEZ, QUE NOS VAN A DEJAR SUS APUNTES!!!

    • 1 diciembre, 2014, 15:49:28

Deja un comentario