19

Ene

2015

Huesitos de Uniovi

Ya tenemos el nuevo invento del rectorado de Uniovi: convertir las asignaturas “hueso” en “huesitos”. Sí, sí, ¡con mucha galleta y bañadas en chocolate! Va a ser que las asignaturas que tengan muchos suspensos se van a impartir en grupos más pequeños, claro, al fin admitimos que tener grupos de 100 alumnos en una clase es una barbaridad. ¡Algo es algo! Y los profesores ya tenemos un truco para conseguir trabajar con menos alumnos: ¡suspender más!, ¡sí señor, con dos c…..! Además, van a intervenir en los criterios y procedimientos de evaluación, esto es, en lenguaje román paladino, intervenir en los exámenes y las correcciones. Esto lo tienen más jodido, mucho más. La Constitución Española, en su artículo 20.1.c, establece la Libertad de Cátedra, así que a ver qué rector, decano, juez o policía viene a mi despacho a decirme lo que se debe impartir en clase, cómo deben ser mis exámenes, o cómo debo corregir mis asignaturas. Es más, recomiendo no tocar la fiera, ni por las malas ni por las buenas, ¡no sea que te “zampe” la mano!

Aceptemos calamar, que es primo del pulpo, como animal de compañía. ¿Cuál es el objetivo real del Rectorado con el plan “huesitos”? ¿Conseguir mejorar la formación y cualificación de los alumnos para, así, conseguir aumentar los aprobados? ¡muy loable! ¿O sólo conseguir que aumenten los aprobados a costa de bajar o reducir los niveles de exigencia? ¡una atrocidad!
Porque, claro, ir al “poso” del problema es mucho más complicado y exige mucha más valentía. Asumir que algunas asignaturas son “hueso” porque necesitan de un mejor predicamento de los estudiantes es lo fundamental. Hace unas pocas semanas, un colega de la Facultad de Economía escribía una carta en La Nueva España donde contaba que, en la asignatura de Matemáticas de Primero, había puesto una pequeña prueba con ejercicios simples, como calcular un precio con un descuento en porcentaje, una relación proporcional, y cosas así, y sólo el 50% conseguía superar la prueba, con errores de hasta el 70% en alguna pregunta concreta. Venía a decir: “¿así donde podemos ir? ¿cómo podemos avanzar en la carrera?” Algo similar me comentaba en la feliz hora del café una profesora de Economía de Segundo, que había pedido a un alumn@ en el encerado que despejara la “x” de una ecuación simple y que no lo había conseguido. ¡Malos mimbres para este cesto! Por contar algo de mis clases, cada año más frecuente, cuando les pregunto, en clase de Investigación de Mercados en Tercero, qué es la moda, ¡nada que ver con Zara ni HM! ¡y que nada! ¡bueno ya de eso de la Prueba-t ni hablamos!

Y justo ahí esta el meollo de la cuestión: en la falta de cimientos que, año a año, curso a curso, vamos dejando. En la cantidad de moho que vamos dejando salir en nuestros alumnos, para hacerlos parecer más criaturas del bosque que personas. De Primaria a Secundaria, de aquí a Bachillerato, y luego curso a curso en la carrera dejamos pasar, seguir, el producto defectuoso por la cadena, ¡y claro!, en algún momento revienta, normalmente, lógico, con las asignaturas más complejas. ¡That’s the problem, Mr. Principal! Si la PAU es un coladero, si los números clausus son tan grandes que no seleccionan, si permitimos no correr convocatorias, si añadimos convocatorias de “gracia”, si cabe aprobar por graciosa compensación, si se plantea flexibilizar el régimen de permanencia… y si amenazamos a los profesores por su tasa de suspensos, ¡mal vamos! La culpa no es de la asignatura “hueso”, ni (casi nunca) de sus profesores. ¡La culpa no es del mensajero, sino de los mensajes que tiene que manejar, Sr.Rector!. Si de verdad quiere Excelencia, si quiere buenos resultados, quizás no sea cuestión de ajustar las máquinas, sino de mejorar la materia prima… ¿o no?
Y si de verdad el alumno quiere ser un buen profesional, ser demandado por el mercado para conseguir buenas becas y mejores trabajos, tiene que dejar de pensar en lo fácil de graduarse junto con otros 500 más, a lo tonto y a lo bobo…¿o no?

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.

 


15 Comentarios

  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    Me he liado un poco con tu largo comentario. Simplemente decirte que coincide contigo en la falta de interés docente en muchos profesores, quizás más en ADE que en Derecho

    • 26 enero, 2015, 10:42:46
  • Alumno DADE

    Dada mi experiencia personal no podría sentirme más en desacuerdo. Soy estudiante de segundo del “maravilloso” doble grado de ade y derecho, donde el contraste entre el sistema, la docencia y la dificultad de las asignaturas de cada carrera es abismal. Si bien las comparaciones siempre son odiosas, no puedo evitar manifestar mi rechazo hacia la organización de la parte de ade; donde, a pesar de haber aprobado todo hasta ahora, encuentro mi mayor frustración, pues considero que voy a salir con los mismos conocimientos con los que entre.
    No puedo evitar culpar a las asignaturas denominadas “huesos” como podría ser el caso de Matemáticas, asignaturas absolutamente desenfocadas en la formación del alumno que para colmo roban la mayor parte de nuestro tiempo y eclipsan a asignaturas de menor dificultad pero con la misma (o más) utilidad de cara a nuestra formación. Habra todavía quien me diga que el caso de estas asignaturas puede justificarse en que son introductorias y van encaminada a prepararnos para asignaturas como Métodos Matemáticos “aplicados a la empresa” (muy sutil la ironía del nombre), que vienen a ser más de lo mismo.
    La solución propuesta de reducir los grupos en estos casos no considero que resulte de mucha utilidad pues, en el caso de los alumnos del doble grado, los grupos son bastante reducidos y nos seguimos encontrando con el mismo problema: la incompetencia de los docentes para ajustar el programa al tiempo del que disponen.
    La mayoría de mis compañeros recurren a academias para afrontar muchas de las asignaturas de esta carrera, incluso dejan de venir a clase porque con las 3 o 4 horas semanales de esa academia les basta y consiguen mejores resultados pese a que se les penaliza mediante el absurdo sistema de continuas que nos imponen en ade. Por otro lado, para afrontar la parte de derecho no conozco nadie que recurra a academias, quizás porque para muchos se reduzca todo a empollar pero ¿qué acabamos haciendo en asignaturas que se presumen tan prácticas como matemáticas? si lo único que nos enseñan son ejercicios tipo que tenemos que reproducir en el examen y Dios nos libre salirnos del guión.
    Para mi el problema de las asignaturas hueso radica en los departamentos, algo que en ade habéis sabido encubrir muy bien con ese sistema de departamentos tan “coordinados” y que, por tanto no es posible contrastar comparando. En derecho mientras, no hay tanta de esa “coordinación”, lo cual tiene sus pros y sus contras, pues al final la mayoría de los profesores acaban haciendo lo que les da la gana y si suspendes con uno te encontrarás que si te toca otro es un universo paralelo. Pero al final es posible demostrar en los resultados cuando un profesor o su programa no es acertado. El profesor deja de ser un robot programado por el departamento y puede ejercer la libertad de catedra ajustándose a su capacidades, es verdad que muchos tienen una imagen distorsionada de las mismas o utilizan la baza de la libertad de catedra en contra del alumno pero también los departamentos, que para mi son los que crean las asignaturas hueso y dejan el balón en el tejado del alumno

    • 24 enero, 2015, 21:26:55
  • Miguel

    Totalmente, te pongo un ejemplo de hace unos dias: En una asignatura de 2º curso antiguamente anual, ahora reconvertida a cuatrimestral -esa es otra burrada aparte- les han puesto el examen de 2011 repetido por 3ª vez, resuelto en clase y aun asi ha suspendido la mayoria.

    • 23 enero, 2015, 12:02:42
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    graduados-churros, quieres decir, no?

    • 23 enero, 2015, 08:51:07
  • Miguel

    La Universidad cada dia se parece mas al instituto, y los chavales en vez de aprovechar para aprobar esforzandose un poco menos que en el plan antiguo, no estudian nada y estan fatal. Hablo desde mi vigente experiencia como profesor universitario de ingenieria. A mi humilde opinion creo que el Rectorado y todas esas instituciones que se ponen la medalla con el Campus de Excelencia buscan resultados o estadisticas y una manera de hacerlo es bajar la dificultad de las materias impartidas o forzar a algunos profesores a hacerlo. Va en detrimento de la formacion de los alumnos. Es una pena.

    • 22 enero, 2015, 21:56:12
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    eterna lucha entre el aprobar y el aprender¡
    una pena que los propios estudiantes se apunten al aprobar y no exijan el aprender

    • 22 enero, 2015, 10:20:47
  • Ivan Gonzalez

    Si, desgraciadamente bolonia, aunque implantado un año antes de que yo entrase en la universidad, se basa en el principio “misma materia, menos tiempo” sumándole horarios de prácticas incoherentes que convierten, al menos en mi cas, en una auténtica carrera contrarreloj para poder llevar las cosas al día.
    Muy a mi pesar, aprender no garantiza una beca, se exijen resultados, por lo que se ha convertido en un lujo que salvo para aquellas asignaturas predilectas, no nos podemos permitir. Aprender requiere un tiempo que se nos escapa entre los dedos, ya no por dejarse llevar por la buena vida, simplemente cumpliendo el horario ves con impotencia como se acumula la materia.
    Aunque sin duda todos tenemos nuestra parte de culpa y podriamos hacer mas llevadera esta etapa, no dejamos de seguir encerrados en el mismo cercado. De nada va a servir que el rectorado de un tirón de orejas, que cambiemos el régimen de permanencia o maquillemos la enseñanza secundaria mientras tengamos una ley de educación, que prime un número y no a una persona, y por supuesto perdurar más de 4 años.

    • 21 enero, 2015, 21:31:13
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    Coincido contigo (como ya dije en algun post anterior) Felipe González utilizó la Universidad en la crisis de los años 92/93 para meter jovenes al monton y ocultar el problema del paro juvenil y el descontento, y de aquellos barros vienen estos lodos….pero son los que mandan (y cobran por mandar) los que tienen que resolver este desastre.
    (respecto a mi CV, cuando quieras lo hablamos en persona, este no es lugar para ello)

    • 21 enero, 2015, 09:57:41
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    si, la verdad que el cambio de modelo fue hecho por el enemigo. de todas maneras MEJOR que hayas hecho la Licenciatura, esto de Bolonia es una desastre

    • 21 enero, 2015, 09:54:42
  • Miriam

    Soy licenciada en ADE. en su curso de estinción, ese curso donde los licenciados ya dejaban paso a Bolonia y donde solo quedaban limitadas optativas. Ahí estaba el problema, todos a las mismas, apilados porque no se entraba. Ahí me dio clase, en Comunicación Comercial y Técnicas de Venta. Y me licencie…con 200 licenciados mas, o 200 alumnos menos según se mire. Y en ellos podemos encontrar de todo…los que memorizaban como papagayos para aprobar, los que intentaban aprender, los que aprendían…culpa de los alumnos, y en ocasiones de algunos profesores que como bien dice el comentario anterior saben mucho pero no saben trasmitirlo. En estos casos, casi siempre en las asignaturas mas difíciles, las clases particulares se llenaban. Y en mi caso puedo decir que la persecución de Bolonia fue un “sprin” obligado hacia el titulo: ni optativas, ni asignaturas de libre elección…un “corre corre que te pillo”. Es verdad, muchos problemas están en la base y como se suele decir ” no se puede empezar la casa por el tejado” que en mi humilde opinión es lo que muchos intentan (o intentamos) al empezar la carrera. Me gustaría saber cuantos conocimientos les quedan a muchos de esos 4 años.

    • 21 enero, 2015, 03:12:25
  • andres rodriguez

    Ya, y esto a que se deberá? A lo mejor a que los socialistas (me tomo la licencia ya que fue director general con un gobierno de ese color) llevan destrozando con los sucesivos planes de estudio a la enseñanza de este pais. Y es muy fácil ahora culpar al rector o a los alumnos de las aberraciones cometidas por los políticos de su generación, siempre aconsejados por buenos y grandes profesores universitarios muchos de ellos metidos a calzador en la Universidad. Y no se eche tanto las manos a la cabeza con las aberraciones matemáticas de los alumnos, que una compañera suya, listisima económica, tuvo la santa moral de decirnos que el operador nabla significa decremento.Profesora de economía en industriales!

    • 20 enero, 2015, 22:18:47
  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    Un fuerte abrazo y gracias por seguir leyéndome¡¡¡

    • 20 enero, 2015, 09:20:38
  • Ana Suarez

    Un alumno pasa de la ESO a estudiar Bachillerato con dos asignaturas suspensas..siempre q la pareja no sea lengua y matemáticas…a partir de ahí…

    • 19 enero, 2015, 22:29:40
  • Cristina Fernández

    Soy Licenciada en ADE y no se me olvidará cuando en la que (siguiendo el orden del plan de estudios) era la última contabilidad de la carrera una alumna contestó una atrocidad inmensa a una pregunta bastante básica de esa materia. Curiosamente esa alumna solía sacar mejores notas que yo en casi todas las asignaturas. A lo que voy es a que la mentalidad de muchos alumnos es estudiar para aprobar y no estudiar para aprender, con lo cual llegan al examen, lo completan y, en cuanto saben que aprobaron, olvidan completamente los contenidos.

    Aunque si que es verdad que hay asignaturas que resultan difíciles y algunos profesores no son buenos docentes (pueden ser buenos investigadores e incluso tener unos conocimientos profundos de su materia, pero algunas veces no saben transmitirlos) estoy de acuerdo contigo y creo que el problema es que muchas veces a los alumnos les falta una base. Por desgracia, esto no es sólo un problema de la Universidad, sino del sistema educativo en general.

    • 19 enero, 2015, 21:15:53
  • Eduardo Díaz

    Hola Javier, fui alumno tuyo en el pleistoceno, allá cuando los tiempos era más felices. (1ª promo del plan del 91 de Empresariales) ¿Es sensación mía o cada vez llegan peor formados los jóvenes? Por desgracia en mi trabajo me toca ser tutor de jóvenes en prácticas y la verdad es que ni una regla de tres saben hacer. Lo peor de todo es que lo ven normal, es como dices en tu articulo la “moda” (estadística y la otra) En fin… que te mando un cordial saludo.

    • 19 enero, 2015, 19:52:27

Deja un comentario