16

Feb

2015

Cambio TFG por PFG

Semanita de tribunales. Tutor de dos TFG en dos distintas universidades, una pública y otra privada. ¡Qué lamentable diferencia! No en calidad del alumno, ni mucho menos, sino todo lo contrario. No en medios e infraestructuras, al menos no tanto como se podría pensar, sino en planteamiento y en presentación. Ni quiero ni pretendo confrontar Pública versus Privada ni mucho menos, sino enfrentar dos modelos de orientación de los TFG bien diferentes: el académico de esta universidad pública, y el empresarial de la otra universidad privada. La teoría versus la práctica. La atención a las técnicas frente a los resultados de usar las mismas. La bibliografía contra las tablas de previsiones comerciales y financieras. El estado de la cuestión ante la relevancia de la idea empresarial. El rollo frente al caso. En definitiva, el Trabajo o el Proyecto. ¡That’s the question!

¿Quién se esta confundiendo?. No, no es la universidad pública. Son algunas facultades de la universidad pública. Quien tenga o haya tenido la suerte de conocer los Proyectos Fin de Carrera de las Escuelas de Ingeniería, tanto Técnicas como Superiores habrá visto trabajos muy aplicados, en muchos casos en colaboración con empresas concretas, planteando soluciones técnicas reales. Así, por más que fueran desarrollos específicos, demuestran un conocimiento general de las distintas áreas de sus estudios, por una parte. Son útiles para las empresas para quienes se desarrollan, suponiendo una evidente conexión entre universidad y empresa, amén de una gran oportunidad para la incorporación del estudiante a las empresas en cuestión. Sin embargo, quien haya visto los TFG que se presentaban la pasada semana en las Facultades de Ciencias Sociales de la Universidad de Oviedo, han sido meros ‘quiero y no puedo”. Casi trabajos enfocados como si fueran artículos académicos, desde el principio (los títulos y propuestas de los profesores), la guía con las instrucciones de contenido y desarrollo, al acto de presentación con tribunales ocupados y preocupados por la bibliografía, y con preguntas más parecidas a una tesina de investigación que a otra cosa. Nada se sabe en los TFG de relación con empresas, ni directa ni indirectas. Nada se sabe de la creatividad y de la emprendeduría empresarial, eso de lo que tanto hablamos en esta Universidad y tan poco hacemos. Nada se sabe de un trabajo global del Grado, sino claramente de temáticas de asignaturas aisladas. Quizás la causa, o quizás la consecuencia, sea que los tutores de los TFG son exclusivamente profesores universitarios, sin más relación en su vida con el mundo real, social y empresarial, que cuando van a un centro comercial. Donde se impone la “bata blanca” en todo y para todo, donde no existe la “bata azul” ni para los estudiantes. El resultado es evidente, ¡ni chicha ni limoná!, ni lo uno ni lo otro, ni es de utilidad práctica ni investigadora, ni es un proyecto ni un artículo académico…. es tontería… ¡Y lo sabes!

En mi otro proyecto, el del TFG presentado en una universidad privada, el objetivo estaba bien definido desde el principio: Plan de Empresa/Negocio. Esto es, desarrollo completo y total, desde todas las perspectivas del Grado, de un proyecto aplicado y real, con el que demostrar tanto su capacidad de emprendeduría como su manejo de las habilidades aprendidas (sic) en sus estudios de Grado. Claro que hay que manejar fuentes de información, pero la justa en bibliografía y la excelsa en datos reales y del mercado. Claro que hay que tener un marco conceptual, pero claro y concreto. y no un embrollo de artículos de la literatura académica. Claro que hay que hacer un trabajo metodológico, pero con herramientas sencillas de estudio de mercado y no jugando a la gran sapienza de modelos estadísticos. Claro que hay una conclusión final, pero es la viabilidad del proyecto y no una retahila de hallazgos teóricos o estadísticos. Aquí se impone la “bata azul”, trabajando en una idea propia o para una empresa real. Acercando la universidad al mundo empresarial. Promoviendo la emprendeduría de los estudiantes. Aquí sí hay “bata azul”, mucha, y lo justo de la “blanca”, lo necesario y preciso exactamente, ni más ni menos. El resultado es concluyente, el alumno aplica y muestra sus conocimientos prácticos, y demuestra su capacidad y calidad como profesional, que no como pseudoprofesor universitario. Hay otra diferencia, menor, pero a la vez grande por demostrativa. El acto de presentación del TFG. Del sorteo aleatorio de profesores para el Tribunal en el caso de Uniovi a la selección de la privada, incluyendo algún graduado externo como profesional, mejor cercano a la temática del TFG. De un aula corriente, con el tribunal sentado en los pupitres, a una presentación en una sala de exposiciones. Del vacío absoluto del aula (salvo el alumno y el tribunal) a una sala con gente de público. Una diferencia que se puede contar en corbatas.

No es una cuestión baladi, es una representación de la relevancia de un acto de presentación final de la formación del graduado. Es la diferencia entre un mero tramite en Uniovi y la defensa de toda una graduación en la Privada. ¡Tan iguales y tan distintos! ¿Tu qué prefieres? ¿el TFG o el PFG? Yo lo tengo claro… por y para el graduado.

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.

 


6 Comentarios

  • Francisco Javier de la Ballina Ballina

    Ya ves Vicente, la opinión de los alumnos es distinta. No será que solo miramos para nuestra acera????

    • 19 febrero, 2015, 09:09:42
  • Alumno

    Vicente, yo creo que la inmensa mayoría de la gente que entramos en la universidad buscamos poder adquirir conocimientos aplicables, si quisiéramos ganarnos la vida dando clases nos hubiésemos metido en Magisterio o como la llamen ahora, ciencias de la educación. Y no, no se rifan a nuestros egresados, son legión los que tienen trabajos precarios allende los mares, especialmente en la pérfida Albión

    • 18 febrero, 2015, 20:46:26
  • Miguel

    “Quien tenga o haya tenido la suerte de conocer los Proyectos Fin de Carrera de las Escuelas de Ingeniería, tanto Técnicas como Superiores habrá visto trabajos muy aplicados, en muchos casos en colaboración con empresas concretas, planteando soluciones técnicas reales”.
    Como ingeniero tengo que decir que es totalmente cierto, muchos de los proyectos fin de carrera en la universidad eran aplicaciones totalmente reales y funcionales, ya fuesen en un modelo real (maquinaría) del dpto. o en colaboración con una empresa. Cuando trabajas en una empresa privada como docente, al menos, en mi experiencia personal, la empresa te exige bastantes resultados y puedes dar temarios mucho más variados y un montón de asignaturas distintas,que algunos profesores que he conocido y que ellos mismos me han comentado que han dado durante 20 años las dos mismas asignaturas.

    • 16 febrero, 2015, 21:24:43
  • Vicente Moret

    Esencialmente de acuerdo… con algún matiz. Y es que hay varios problemas: 1. La industria española busca profesionales a la medida, y esa no es la misión de la universidad, y 2. La universidad en otros países tiene un prestigio social que aquí no tiene, Y añado: tan mal no debemos ser cuando a nuestros egresados -y es un hecho- se los rifan por ahí adelante.

    • 16 febrero, 2015, 20:40:24
  • Ana Suarez

    Añado al primer comentario que,en mi humilde opinión, de .Trabajo Fin de Grado sólo el nombre…es un híbrido que no se sabe muy bien qué es

    • 16 febrero, 2015, 20:04:59
  • Ana Suarez

    Cuántos profesores de la Facultad han trabajado fuera de ella?Creo que no muchos…supongo que en una Universidad privada habrá muchos profesores contratados con experiencia profesional…o sea…un profesor asociado como dios manda

    • 16 febrero, 2015, 19:59:44

Deja un comentario