16

Mar

2015

TG = ¡Referéndum YA!

He oído varias veces esta palabra en mi vida. Creo que ha habido, y muy pocos, y desgraciadamente nunca he podido participar en ninguno. Cuando los hubo yo no tenia edad para votar, y ahora que puedo ya no los hay. ¡Así que ya toca! Anda la gente por ahí pidiendo referéndums para los temas que dicen importantes: que si la República, que si la Constitución… Bueno, pues yo tengo uno urgentísimo: las puñeteras Tutorías Grupales (léase hacer tutorías en grupo, entiéndase no sé qué narices son). Es necesario decidir, de una vez, si SÍ o si NO a su existencia. Luego, si se quiere al modo catalán podemos introducir una segunda pregunta, ya se sabe, si NO, a qué prefiere que se dediquen esas horas: ¿a clases de Teoría y de Práctica o, por aquello de proponer, a actividades de la asignatura extraacadémicas (charlas, visitas…), por ejemplo? No perdamos mucho el tiempo en discutir la redacción de las preguntas, que el personal lo entiende perfectamente. Ya luego debatimos lo que sea mas conveniente hacer para el próximo curso (2015/16), por favor, no más, que la cosa urge o muchos acabaremos de psiquiatra.

Me han chivado que el tema ya salió una vez en la Junta de la Facultad de Economía y Empresa, y que el personal voto a favor de su mantenimiento. He hablado con algunos compañeros, en aras de averiguar el porqué de ese voto incomprensible. Nadie me ha dado la respuesta veraz, pero si algunas posibles explicaciones de ese voto. Por ejemplo, que al fin y al cabo, cada TG son tres horas de trabajo que se descuentan de golpe, y eso y en esta época de tantas horas de clase como que viene muy bien. Que, ademas, son horas que no cansan, porque no hay nada que preparar, son pocos alumnos en el aula y encima son clases que terminan muy pronto. Que se permite a los alumnos cambiar fácilmente de TG, no así de las clases prácticas, lo que llega a permitir incluso evitar dar alguna que otra clase de TG. Que, a más a más, cabe la posibilidad de ni siquiera molestarse en ir, bueno solo a firmar el acta de control (de todas estas habilidades saben mucho y muy bien nuestros compañeros conserjes, jajaja). Hay quien me dice que tampoco le importa eso de que sea una TG, que él, como buen profesor, acaba haciendo lo que necesite, sea seguir explicando teoría, sea darla como si fuera una clase práctica más… Todo lo que me dicen bien dicho está, pero solo me lleva a pensar que se haga lo que se haga, será cualquier cosa menos una TG. Ya he dedicado un blog a los inconvenientes de esta cosa rara que son las TG: alteran alarmantemente la regularidad de los horarios de alumnos y profesores, sus horarios vuelven locos a quien los tiene que elaborar y a los que los sufrimos, unas veces se ponen pronto otras muy atrás, unas veces van muy seguidas otras muy separadas, los unos permiten cambiar de grupo de TG los otros se niegan a cualquier flexibilidad, los estudiantes con evaluación diferenciada pierden puntos por no poder ir porque algunos profesores las dedican a trabajos obligatorios (pero si por eso son de diferenciada, ¡porque no pueden ir a clase!).

¿Se atrevería el Vicerrectorado correspondiente y/o el Decanato a hacer unos controles aleatorios de realización y contenido de las TG?. ¡No los hay! ¡que no, que no! ¿Cómo no lo van a hacer? Al fin y al cabo son el gobierno establecido, y como la Junta de Facultad tampoco, al final son quienes son y van los que van, está claro que la cosa exige una decisión de soberanía popular en la Facultad: ¡Referéndum YA! Las urnas a los pasillos, un día de campaña a favor o en contra, no hace falta mucho más para explicarse, la verdad, y a votar todos, con censo, presidente, secretario y vocal de mesa, hasta con interventores si quieren, hasta con observadores internacionales si hace falta, hasta con cabinas para ejercer el voto secreto si es necesario, hasta con el auxilio de la Legión para evitar incidentes… ¡pero YA! ¡REFERÉNDUM YA!

P.D. Me ofrezco voluntario para su realización, ¡que no se diga! Jajaja.

Compartir esto:

Sobre el Autor

Francisco Javier de la Ballina Ballina

Profesor de la Universidad de Oviedo desde septiembre del año 1989. Doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Oviedo (1993). Desde el año 1994 es Profesor Titular de Comercialización e Investigación de Mercados. Ha sido Director General de Comercio y Turismo del Gobierno del Principado de Asturias y tiene experiencia profesional como Director General de la Cámara Oficial de Industria, Comercio y Navegación de Gijón.